Cesta
No tiene ningún artículo en su cesta
Health & Beauty Dead Sea Minerals™ Jabón de espino cerval de mar
Jabón de espino cerval de mar
€12,50

Cheaper somewhere else?

Let us know!

+31433000082 [email protected]

Jabón de espino cerval de mar

|
Click para agrandar
€12,50
Hacer una elección: *
Disponible
You have got counting... horas
  • Sin parabenos y fragancias / colorantes sintéticos
  • Descubre nuestras ofertas de prueba
  • Pedido antes de las 12:00 de un día laborable, enviado el mismo día
Información

 

Efecto

El aceite extraído de la baya del espino amarillo tiene varias propiedades curativas. Es rico en Omega 3, 6 y 9, Vitamina E y antioxidantes que proporcionan un tratamiento eficaz para frenar el envejecimiento de la piel.

Este jabón de espino amarillo único, natural y suave es adecuado tanto para el cuerpo como para la cara. El jabón penetra profundamente en los poros y limpia a fondo, por lo que puede contribuir al tratamiento de diversas afecciones de la piel.

Muy adecuado para su uso en caso de irritación de la piel o infecciones en la zona íntima. El jabón también alivia el enrojecimiento y trata la piel seca.

 

Ingredientes principales

Aceite de espino cerval de mar, aceite de oliva, extracto de manzanilla, aceite de almendras, extracto de aloe vera, aceite de árbol de té, vitamina C, vitamina A, vitamina E, provitamina B5, minerales del Mar Muerto.

 

Consejos de uso

  • Aplicar el jabón sobre la piel de la cara o el cuerpo.
  • Para un efecto óptimo, déjelo actuar durante un minuto para una absorción óptima a través de la piel.
  • Enjuague el jabón con agua tibia.
  • Aplicar una crema hidratante.

 

¿No encontró lo que buscaba?
Vamos a ayudarle!
Especificaciones
Producto
Número de artículo::228
Peso:115
Volumen:115
Opiniones
average of 0 review(s)
No se ha encontrado ningún comentario.
Leer o escribir un comentario
¡Escribe tu reseña!




Utilizando nuestra web aceptas el uso de cookies para ayudarnos a mejorar el funcionamiento de esta página web. Ocultar este mensaje Más acerca de las cookies »